· 

Charla en CEIP Ximenez de Guzmán

El pasado jueves 7 de Febrero tuve la oportunidad de dar una charla en Coín, concretamente en el colegio Ximenez de Guzmán.

 

La charla la compartí con el gran Salvador Jiménez, ciclista y paratriatleta, además de referente y buen amigo, que me ha ayudado mucho en esta nueva andadura desde el principio (https://m.facebook.com/salvador.jimenezluna) y que fue realmente con quien contactó el centro para mostrarle a los niños los valores del deporte adaptado.

 

Además de Salva, nos acompañó Jose Cristóbal Ramos, a quien no conocía hasta el momento y fue un auténtico placer. Cristóbal (https://m.facebook.com/josecristobal.ramosjimenez) es también paratriatleta, con un impresionante currículum que incluye ser campeón de España de duatlon y triatlón en las categorías de lesionados medulares.

 

Las anteriores ocasiones en las que he hablado con chavales, estos eran adolescentes, pero esta vez íbamos a hablar con niños de primaria. He de reconocer que cuando me dijeron que hablaría en solitario a niños de 10 y 11 años me puse algo nervioso, no sabía muy bien cómo encarar la historia.

 

La sorpresa vino con la actitud de los niños. No habían transcurrido más de 2 minutos desde que comencé a contarles mi situación cuando ya había 4 o 5 manos levantadas llenas de curiosidad. Preguntaron de todo, desde el motivo por el que había perdido las piernas hasta si podía jugar al fútbol o conducir con las prótesis.

 

El caso es que hablar con ellos fue mucho más fácil de lo esperado, además de enriquecedor, pudiendo transmitirles por un lado la superación de las dificultades que nos encontramos en el camino del día a día y por otro el respeto a lo diferente y la integración.


Una de las ideas que me gusta enviarles es la de la normalidad y naturalidad. Por eso no dude en levantarme los pantalones y enseñarles las prótesis, incluso me quite una para que vieran cómo funcionaba y se la di para que se la pasaran y pudieran tocarla y sujetarla.


Por otro lado, les conté que no hay problema en preguntar con respeto, la curiosidad por las cosas diferentes a lo habitual, y que no estamos acostumbrados a ver, no es mala, así que podían preguntarme todo lo que quisieran.

 

Tras la larga charla con los niños, bajamos al patio para que pudieran ver el funcionamiento del material deportivo y como hacemos deporte superando nuestras dificultades. Cristóbal les enseñó su handbike, y Salva demostró cómo rueda en bicicleta con una sola pierna.


Yo me encargué de enseñarles cómo funcionan las palas de correr (Salva también enseñó la suya).

Disfrutaron mucho en ese rato, no solo viéndonos sino también probando la handbike y pedaleando en una bici en rodillo impulsándola con una sola pierna como hace Salva. De ese modo pudieron comprobar en primera persona las dificultades a las que nos enfrentamos.


En mi caso les enseñé lo difícil que es mantener el equilibrio con las dos palas, ya que no podía quedarme parado en el sitio, y mi constante movimiento les llevó a preguntarme, en su mente infantil que si no podía jugar al palito inglés (o pollito inglés, como cada uno lo conozca) con esas prótesis.


No quería terminar el recuerdo de la charla sin citar a todo el personal del colegio, que tan bien nos trató, ayudándonos en todo, con enorme respeto y agradecimiento sincero, escuchando nuestras palabras con emoción y con ánimo de aprender un poquito.

 

Así que seguro que repetiremos en un futuro. Así da gusto hacer un mínimo esfuerzo, que queda compensado con creces con el cariño recibido y la actitud demostrada por todos

En el canal de youtube podéis encontrar algún video de la demostración deportiva

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Salvador jimenez (viernes, 24 mayo 2019 17:11)

    Ramon, para mi fue un placer que nos acompañaras, eres para mi un gran ejemplo de como afrontar un cambio tan importante en tu vida como fue la de sufrir un accidente con unas secuelas importante, pero tu no solo has hecho eso sino que ademas lo has conseguido siempre con una sonrisa en tu cara y una actitud ejemplar.
    Un abrazo smigo