· 

Presentacion Össur Proprio Foot

Un enorme placer.

En esta época de mi vida tras la amputación, disfruto mucho participando de cuantos eventos me proponen. Hasta ahora todos los reseñables han sido charlas con distintos objetivos, intentando transmitir a la gente joven los valores de los que ya he hablado en otras entradas de este blog.

 

En este caso, el objetivo era algo distinto. Fue la presentación de la nueva línea biónica para la casa Össur, y más concretamente, los pies biónicos Proprio Foot. El evento fue organizado en la Ortopedia Clínica Poyatos, a los que también tengo que agradecer que confiaran en mí junto a Össur para este evento junto al gran Rafa Prieto.

 

Durante cuatro días pude probar estos pies biónicos para luego poder demostrarle a los asistentes sus características sin sorpresas ni fallos.

 

Así que el lunes acudí a la ortopedia para que Juan Diego Rueda, mi protésico y amigo, me montara los nuevos pies bajo mis encajes para poder familiarizarme con ellos.

Casi desde el principio pude comprobar algunas diferencias, especialmente la suavidad que se alcanza en la marcha en llano. Al tener amortiguación y adaptación al terreno, la deambulación se realiza de un modo más fluido, sin sentir movimientos bruscos al contactar el pie con el suelo. Filipa Placido (técnico de Össur), me explicó las características de los pies y sus funciones para que pudiera en los días siguientes familiarizarme con ellas y sacarles el máximo partido.

Así que durante toda la semana llevé estos pies a todas horas, dando largos paseos por distintos terrenos, subiendo y bajando escaleras y caminando por rampas arriba y abajo.

 

Y la impresión que saqué de ellos fue francamente buena. En concreto, lo que más me gustó es la sensación de fluidez en el caminar. La diferencia de peso no se aprecia en absoluto, si bien es cierto que al final del día puedes terminar ligeramente más cansado, ya que el peso que tienes que mover es algo mayor, compensa con creces la comodidad en cada paso al apoyar en el suelo.

 

En las cuestas, si la configuración es correcta (que lo era, y luego aclararé este punto), ayuda enormemente a subir y bajar. Cuando se comienza a caminar por una cuesta, al segundo o tercer paso, los pies detectan la existencia de la misma y su inclinación gracias al acelerómetro y demás tecnología que incorporan y a partir de entonces, se inclinan hacia arriba o abajo (flexión dorsal o plantar) según subamos o bajemos la cuesta, para compensar la pendiente de la curva y que podamos caminar por ella con menor esfuerzo. Esto también se notaba muchísimo y ayudaba enormemente.

Asimismo al subir escaleras también realizan automáticamente la flexión dorsal del pie para evitar que puedas tropezar con el escalón. Este punto se nota menos, ya que es algo que no ayuda en el movimiento pero sí que añade seguridad, ya que al no mover el tobillo, los pies rígidos quedan más cerca del escalón y se puede tropezar. En este caso, al levantar la punta del pie se gana algo de espacio para reducir la probabilidad de un accidente.

Y otra de las características que aporta en su uso cotidiano es el "modo relax". Al detectar los pies que te encuentras sentado y estiras un poco las piernas, realizan una flexión dorsal para intentar que el pie quede apoyado en el suelo, aumentando el ángulo de 90º que realizan con el tubo de la prótesis.

Esto no sólo aporta una ventaja estética, ya que de otro modo la punta de los pies queda mirando demasiado arriba, sino que además si el pie apoya completamente en el suelo, se reduce el peso que soportará el muñón, ya que no tirará del liner al estar reposando totalmente.

 

Esta función es dificil de controlar al principio, especialmente si no estás concentrado y quieres levantarte rápido, puede ocurrir que no hagas el movimiento necesario para que los pies vuelvan a su posición original y te encuentres de pie con un ángulo mayor en los tobillos. Pero una vez acostumbrado a ello también aporta comodidad y descanso.

Así que llegó el día de la presentación, en la que mostramos las bondades del producto, y pudimos comprobar su comportamiento con distintas configuraciones.

 

Tras explicar teóricamente todas sus características, salimos al exterior a una rampa larga junto con unos escalones donde pudimos demostrarlo en directo.

 

Y retomando el tema de la configuración que antes mencioné, lo llevamos al extremo. Configuramos los pies para que se adaptaran un 150% respecto a la inclinación de la rampa, con lo que pudimos comprobar que con ese valor no ayudaba nada y era complicado incluso mantener el equilibrio. Del mismo modo, para bajar lo pusimos la máximo, que era del 100% de la pendiente, con idéntico resultado. El equilibrio era bastante complicado.

Pero volviendo a una configuración más suave, alrededor del 70%, la subida y bajada se hacían mucho más llevaderas y el esfuerzo empleado para superar las pendientes se reduce bastante.

 

Finalmente, tras la presentación, pudimos comentar la jugada disfrutando de un rato de charla y de relax tras el enorme trabajo realizado por los profesionales de Össur y de la Ortopedia Clínica Poyatos en las personas principalmente de Rafa Ruiz, Filipa Placido y Juan Diego Rueda, además de Rafa Prieto que se encargó de actuar de modelo para la presentación de la rodilla biónica Rheo Knee.

 

En resumen, una jornada fantástica de la que sólo me queda reiterar el agradecimiento a ambos organizadores por confiar en mí y darme la oportunidad de conocer y probar estos nuevos productos.

 

Escribir comentario

Comentarios: 0