trucos

silla de ruedas

A mí me gusta ducharme por las mañanas, así que es lo primero que hago, directamente, sin pasar por la casilla de salida J. Así, junto a la cama siempre debe estar la silla ruedas (o las muletas), que nos permita levantarnos sin necesidad de ponerse la prótesis recién levantado, que puede ser algo incómodo y con el liner todavía sin limpiar.   


Liners

Mientras estoy en la ducha, aprovecho para limpiar los liners, se les da la vuelta antes de entrar y así no se mojarán por fuera. Con el mismo jabón o gel de baño que utilices para el cuerpo se pueden lavar perfectamente, y utilizando el mango de la ducha para mojar y aclarar. Si no, se puede hacer debajo del grifo también.    


alcohol de romero

Antes de colocarse los liners, y con los muñones ya limpios de la ducha, realizar friegas con alcohol de romero. Al evaporarse rápido no hay problema para luego ponerse la prótesis. Con ello se consigue que la piel se endurezca, cosa muy importante para luego soportar el peso del cuerpo. Estas friegas deben realizarse desde abajo hacia arriba, es decir, desde el muñón hacia la cadera, para favorecer el retorno venoso que no funcione del todo bien y de este modo se reduce también la hinchazón que se puede producir tras horas en la cama, con la consiguiente acumulación de sangre en el muñón por el mal retorno que comentaba. Para aplicarlo, lo más cómodo es comprar un pulverizador, como el que se usa para limpiar cristales, desperdiciarás menos y se repartirá mejor por el muñón.    

vaselina

Los liners, aunque se pegan a la piel de la pierna, siempre se pueden mover un poco. Al doblar la rodilla, la parte delantera se mueve un poco arriba y abajo. El borde final del liner se moverá algo, y durante todo el día la fricción puede irritar la piel del muslo. Una buena manera de paliar este roce es untar de vaselina pura la parte superior de la silicona del liner, es decir el borde de arriba (alrededor de 1cm.) que está en contacto con la piel. De este modo, aunque se mueva, no frotará tanto la piel y se evita la irritación. Ten cuidado con pasarte con la vaselina, que si sobra demasiado mancha la ropa y luego es difícil de limpiar.    


descanso

Llegado el momento de la situación estabilizada, quítate las prótesis y los liners en el momento que puedas. Yo aprovecho la hora de comer para, al sentarme en el sofá, quitármelos para que los muñones descansen y la piel tenga su dosis de transpiración, que viene muy bien.   

calcetines

Es una buena idea ponerle calcetines a los pies cosméticos de nuestras prótesis. Con algunos zapatos, el plástico del pie no resbala bien, se engancha y se hace difícil cambiar los zapatos.

picor

Es normal que al quitarse los liners, empiece a picar la piel debido al contacto con el aire tras horas con la prótesis puestas. Importantísimo no rascarse, provocará que aparezca mayor irritación en la piel y, después, al no transpirar cuando volvamos a colocarnos el liner, es más difícil que cure. Lo mejor es echarse un poco de crema hidratante, que aliviará bastante el picor.    

crema hidratante

Perderás la cuenta de los botes que gastarás. Por la noche, al irse a dormir o al quitarse las prótesis definitivamente, es bueno hidratar la piel. Aliviará el picor y contrarrestará el efecto del alcohol de romero que reseca la piel. Yo prefiero hacerlo al ir a dormir, ya que si lo haces antes y de repente tienes que ponerte la prótesis por sorpresa, si la pierna tiene crema, el liner resbalará un poco y puede ser una sensación incómoda.   


DEPILACION

El vello de las piernas, con el movimiento del liner, puede irritar bastante la piel debido a la fricción que comentábamos al hablar de la vaselina. Sería bueno plantearse, dependiendo de la economía de cada uno, el hacerse la depilación láser para evitar la irritación. En cualquier caso, mientras no se haga esto, si uno se depila, lo mejor sería no afeitarse, ni cera ni nada que haga que el vello crezca desde debajo de la piel, sino cortar lo más cortito posible, por ejemplo con una máquina de cortar el pelo. La idea sería que el pelo no se encone al salir para que no pueda hacer heridas ni salgan granos.

planifica

Antes de quitarte las prótesis, deberías planificar lo que vas a hacer en el tiempo que no las vas a llevar puestas. Por ejemplo, por la noche, elegir la ropa del día siguiente, como la camisa, si es que no está a la mano, o si vas a hacer la comida sentado en tu silla descansando, bajar lo que necesites. Una vez tenía que hacer yo bechamel y se me olvidó bajar el harina…

reordena

Piensa en las cosas que utilizas habitualmente cuando te levantas de la cama, antes de ponerte las prótesis, principalmente en el baño y la cocina. Me refiero a cosas como el desodorante, cepillo de dientes o el alcohol de romero en el baño y las cosas que utilizas para desayunar como podrían ser las tazas para el café, el café y la cafetera y la tostadora y el pan, así como la leche dentro de la nevera. Todo esto deberías recolocarlo a una altura que puedas alcanzar sentado en tu silla de ruedas, ya que normalmente lo intentarás alcanzar antes de ponerte las prótesis. Si estas amputado de una pierna sólo y no sueles utilizar la silla de ruedas, quizás este paso puedes saltártelo