consejos deportivos

Vamos a ir recabando aquí algunos consejos o trucos que vaya descubriendo por mi propia experiencia:

 

  • Mancuernas: Ya hemos comentado en otras secciones la importancia de recuperar el tono muscular. El gimnasio es aburrido, por supuesto, al menos a mi me lo parece. Nunca me ha gustado hacer pesas, pero debemos tener muy presente el beneficio tan grande que podemos obtener de trabajar un poco todos los días que podamos. Si no queremos ir al gimnasio, una opción para fortalecer tren superior puede ser conseguir unas mancuernas para hacer ejercicios en casa. Seguro que el fisio con el que hagas la rehabilitación te puede preparar alguna batería de ejercicios con mancuernas para poder realizar en casa cómodamente mientras estás viendo la tele o en cualquier rato de descanso.
  • Theraband: Al igual que en el caso anterior de las mancuernas, si no queremos ir al gimnasio, conseguir unas cintas de este tipo nos da la posibilidad de hacer en casa un montón de ejercicios de fortalecimiento en el tren inferior. Tu fisio de rehabilitación puede darte algunas posibilidades de ejercicios para aumentar la fuerza de todos los grupos musculares de las piernas, especialmente aquellos implicados en la propiocepción, como pueden ser los abductores, cuádriceps o isquios. Atando las bandas a la pata de la cama o a cualquier mesa o mueble podemos realizar ejercicios de apertura con la resistencia de las bandas para fortalecer nuestras piernas.
  • Piscina: Este tema es más difícil sustituirlo en casa :). Si no te gusta el nado libre, puedes hacer algún tipo de aquagym. Pero si quieres acumular metros nadando, y al principio te cuesta mucho trabajo por una merma de la flotabilidad, puedes utilizar un traje de neopreno hasta que te acostumbres a las nuevas sensaciones al nadar. Es completamente normal flotar menos, ya que las piernas ya no ayudan a mantenernos a flote ni a la propulsión del cuerpo sobre el agua. Por tanto, lo habitual será que te hundas un poquito más de cintura para abajo.
    Para paliar este efecto, una buena opción puede ser ponerse un traje de neopreno para realizar los entrenos en la piscina. Te recomiendo que nades casi todo el tiempo con él y después, conforme vayas mejorando el nivel y la fuerza en los brazos para que vayan arrastrando a todo el cuerpo, puedes ir quitándotelo en los últimos metros de la sesión. Y quítatelo dentro del agua. Quitarse el neopreno dentro del agua es muy muy fácil, ya que con el agua el traje resbala mucho más, y no hay que hacer un esfuerzo grande para quitárselo. Antes de apuntarte consulta con las instalaciones de la piscina, para organizar bien cómo se puede realizar la logística para entrar y salir del agua, si tienen sillas de ruedas para el libre uso de las personas con discapacidad que las necesiten, baños adaptados, taquillas grandes y altas donde dejar guardadas las prótesis y si son de monedas o de candado que tengas que llevar tú… incluso si tienen aparcamiento suficiente cerca y/o plazas de movilidad reducida. Pregunta también si los monitores de allí pueden ayudarte para el proceso de entrada/salida del agua y, sobre todo, si las instalaciones son accesibles.
  • Cinta de correr: Es importante que intentes caminar todos los días, un poquito más cada vez. Así, si en tu ciudad las inclemencias meteorológicas no te lo permiten habitualmente, o tienes el tiempo muy justo como para irte a pasear por la calle, o cualquier otra circunstancia en contra, una buena solución puede ser una cinta de correr. No tienes porqué comprarla, puedes utilizarla en el gimnasio al que te apuntes, como ya hemos comentado, aunque salir a la calle siempre está bien. Seguro que en tu ciudad hay algún paseo, ya sea un paseo marítimo, una alameda, o cualquier avenida larga. Lo importante es que comiences a caminar siempre desde el mismo sitio para poder ir evaluando tus progresos y ver hasta donde llegas o cuanto caminas y las sensaciones que vas teniendo durante y al finalizar la caminata, de modo que puedas comprobar cómo vas mejorando día a día. Una opción muy buena es utilizar cualquiera de las aplicaciones que existen para tu smartphone, como Strava, Endomondo, Runtastic o cualquier otra que te guste, que registran la ruta que vas realizando mediante el GPS del móvil, el tiempo y la distancia que recorres. Además, al finalizar el recorrido puedes grabar tus comentarios de cómo te has sentido y así poder consultar posteriormente tus progresos.